¿Qué opinas sobre el uso de piel o cuero para la confección de prendas y complementos?

 

Es un tema controvertido donde entran en juego los valores de cada una. Pero, incluso si no eres vegetariana, el origen de esa piel importa.

 

Para mí no es lo mismo la piel de vaca o cerdo, procedente de los mismos animales que nos comemos y producida en países con unos estrictos controles, que la piel de animales que se cazan o crían con ese único fin. 

Veo la piel como un subproducto que se puede aprovechar. No entiendo otra forma de conseguirla ni soy capaz de separar el valor estético del ético por muy suave que sea el resultado.

 

Protesta por el uso de pieles

 

Pero, más allá del origen de esa piel, ¿qué impacto tiene el proceso de preparación del producto?

 

La curtición es el tratamiento físico-químico que permite limpiar la piel de otros restos y hacerla flexible y duradera. 

Este proceso para preparar la piel puede ser altamente contaminante.

La curtición química a partir de cromo deja residuos en ríos y afecta a la salud de los trabajadores. En Europa todos estos procesos están regulados pero la mayor parte de las pieles se elaboran en Marruecos, en India y en Asia, donde las leyes ambientales son mucho más laxas y la protección de los trabajadores casi inexistente.

zona de curtición de pieles en Marruecos
Así es como se ve una curtiduría en cualquier ciudad de Marruecos. Un atractivo turístico más.

 

Como alternativa existe la curtición vegetal a partir de taninos extraídos de la corteza de los árboles. Es un proceso más largo y la piel no queda tan elástica (porque no es tan agresivo), por eso es menos utilizado. Pero también es mucho menos contaminante y cada vez hay más demanda de este tipo de piel por parte de los productores de prendas y complementos, lo que está ayudando a su expansión.

 

A la hora de saber qué estamos comprando, es tan sencillo como preguntar directamente al fabricante sobre la procedencia de la piel que emplea. Si son empresas conscientes entenderán perfectamente la pregunta y te darán datos lo más concretos posibles. Si te da la sensación de que les está sonando a chino, desconfía. 

Yo hice este pequeño ejercicio detectivesco con una empresa de mi ciudad y aquí os dejo la recomendación:

KOLASH es de estas marcas que tienen un estilo tan característico que las reconoces cuando las ves por la calle. La combinación de tonos de una misma gama cromática, los círculos superpuestos. Vamos que tienen una identidad muy clara.

Cómo punto fuerte destacaría su cercanía y las facilidades que te dan ante cualquier reparación e incluso reposición (una amiga me contaba que perdió un zapato y se lo hicieron de nuevo, solamente el que le faltaba!). También tienes la posibilidad de personalizar los productos combinando diseños y colores según tus gustos.

 

Seguro que en tu zona y dentro de tus gustos puedes encontrar opciones maravillosas.

Y si resulta que el uso de pieles no cuadra con tus valores, también hay cientos de marcas veganas maravillosas. Aquí puedes ver un post que publiqué sobre mochilas que no utilizan piel.